martes, enero 31, 2023
InicioGuíasLa importancia del equipamiento táctico en las operaciones de seguridad

La importancia del equipamiento táctico en las operaciones de seguridad

Hoy en día, la cara de la seguridad está cambiando más rápido que nunca. Desde los escenarios de tiradores activos hasta las catástrofes naturales, las organizaciones se enfrentan a nuevos retos que requieren una respuesta estratégica y las correspondientes operaciones tácticas.

Los operadores de seguridad están integrando diversas piezas de equipamiento táctico con el fin de hacer frente a estas amenazas directamente. El equipo táctico, también conocido como kit táctico, es ropa y accesorios especiales que ayudan a los operadores de seguridad a actuar con mayor eficacia en circunstancias difíciles.

Una variedad de equipos tácticos pueden llevarse solos o combinados entre sí para crear el «kit» o equipo personal de un operador que puede llevar en su turno o mientras responde a una situación de emergencia.

Entrevista a Sterela: Equipamiento para entrenamiento de tiro para policías y militares

En esta entrada del blog, exploraremos los diferentes tipos de equipos tácticos disponibles para el uso de los profesionales de la seguridad hoy en día para que pueda tomar decisiones informadas sobre qué artículos son los adecuados para su organización.

La importancia de un buen equipo táctico

En el ámbito de las fuerzas del orden, el término SWAT se utiliza para describir una unidad táctica especializada cuyo trabajo consiste en responder a escenarios peligrosos que requieren una formación especializada y habilidades técnicas.

Como hemos visto en los últimos años, a veces se recurre a estos equipos tácticos para ayudar a controlar escenarios de tiradores activos u otras situaciones de seguridad complejas. Aunque otros profesionales de la seguridad están formados para responder a situaciones críticas, no siempre están equipados con el equipo o la experiencia necesarios para manejar eficazmente cada situación.

La seguridad predictiva también requiere una formación especializada, ya que estos operadores se encargan de las llamadas que no son de emergencia, como las inspecciones y las investigaciones de la propiedad. Sin embargo, es importante que los supervisores de seguridad reconozcan la diferencia entre los equipos tácticos y los operadores predictivos y entiendan cómo puede ser útil cada uno de ellos en diversas situaciones.

Cámaras corporales

Una de las piezas más importantes del equipo táctico disponible para los equipos de seguridad hoy en día es la cámara corporal. Estas cámaras pueden ser llevadas por los vigilantes de seguridad o fijarse a un casco o a un chaleco táctico para grabar audio y vídeo durante incidentes críticos o interacciones con clientes o visitantes.

Las cámaras corporales pueden ayudar a proporcionar pruebas cruciales para las investigaciones, mejorar el servicio al cliente y reducir los litigios, especialmente en situaciones en las que puede haber relatos contradictorios de lo sucedido.

Las cámaras corporales también son una excelente herramienta de formación para los equipos de seguridad, ya que los supervisores pueden revisar las grabaciones para identificar las áreas en las que los operadores pueden mejorar después de un turno.

Las cámaras corporales pueden adquirirse como producto independiente o integrarse con otros equipos tácticos, como un casco o un chaleco. Asegúrese de seleccionar un producto que satisfaga las necesidades de su organización, como un servicio que le permita almacenar el vídeo de forma segura y un modelo que satisfaga las necesidades de sus empleados.

Linternas

Las linternas son una pieza esencial del equipo táctico, y hay una serie de características y diseños para elegir, dependiendo de sus necesidades. A la hora de seleccionar linternas para su equipo, es importante entender primero los diferentes tipos de luces disponibles.

La iluminación se mide en lúmenes, que es una medida de la luz visible total emitida por una fuente. Por lo general, cuantos más lúmenes tenga una luz, más brillante será. Hay tres tipos de luces disponibles: incandescentes, de xenón y LED.

Las luces incandescentes son el tipo de luz más antiguo y generalmente tienen los lúmenes más bajos, mientras que las luces LED son las más comunes y tienen muchas opciones de diseño, incluyendo la luminosidad.

Las luces de xenón proporcionan más lúmenes y suelen estar reservadas para las fuerzas del orden y los servicios de emergencia. Hay otras características que puede considerar, como el peso de la luz, la longitud del mango, el brillo y la durabilidad de la luz.

Botas y calzado

Las botas y el calzado son una parte esencial de cualquier kit táctico y deben seleccionarse cuidadosamente para satisfacer las necesidades de la organización. Las botas de trabajo tácticas y antideslizantes son una buena opción para las organizaciones que necesitan un calzado que pueda soportar una variedad de condiciones y entornos.

Muchas botas de las fuerzas del orden están diseñadas con una cremallera lateral para facilitar su colocación y suelas más gruesas para protegerlas de los pinchazos. También están diseñadas para soportar condiciones climáticas adversas, por lo que son una buena opción para los profesionales de la seguridad pública que se desplazan con frecuencia.

Las botas tácticas para las fuerzas del orden están diseñadas para resistir los productos químicos, el calor y las condiciones climáticas extremas. Estas botas suelen tener refuerzos en los tobillos y están diseñadas con una cremallera lateral para facilitar su colocación.

El calzado táctico, como las botas tácticas de policía de 5.11, es otra opción a tener en cuenta. Los zapatos tácticos son más ligeros y flexibles que las botas y pueden ser más fáciles de llevar en turnos de 12 horas. También son más cómodos y pueden ser una buena opción para los agentes que pasan mucho tiempo de pie.

Chalecos y chalecos tácticos

Los chalecos y los chalecos tácticos son una parte importante de cualquier kit táctico y pueden utilizarse para una serie de escenarios. Los chalecos antibalas o los chalecos tácticos están diseñados para las fuerzas del orden o el personal de seguridad y pueden llevarse debajo o encima de la ropa para protegerse en diversos escenarios.

Los chalecos antibalas se clasifican en función del tipo de munición que están diseñados para detener. Los chalecos se utilizan generalmente para las fuerzas del orden o para situaciones de alto riesgo en las que los agentes necesitan una protección adicional. Se pueden llevar encima o debajo de la ropa y están disponibles en varios tamaños y estilos, según las necesidades del usuario.

Un chaleco táctico está diseñado para permitir al agente llevar equipo adicional y puede llevarse solo o debajo de un chaleco antibalas. Los chalecos tácticos suelen tener bolsillos y trabillas en la parte delantera y en los laterales donde los operadores pueden guardar su equipo táctico, como guantes, linternas y radios.

Guantes y rodilleras

Los guantes tácticos y los guantes de combate están diseñados para proteger las manos y los dedos de los operadores durante las operaciones tácticas, incluyendo el registro de edificios, la manipulación de materiales peligrosos y la participación en combates cuerpo a cuerpo. Los guantes tácticos están disponibles en diversos materiales, como cuero sintético, algodón-sintético, algodón y Kevlar.

También están disponibles en diferentes pesos y grosores, así como en niveles de destreza. Los guantes tácticos pueden ayudar a proteger las manos de cortes y abrasiones y son útiles en varias situaciones, como el cumplimiento de órdenes judiciales o la realización de operaciones SWAT.

Las rodilleras son otra pieza del equipo táctico que puede llevarse sola o debajo de los pantalones tácticos. Están diseñadas para proteger las rodillas de impactos o lesiones y pueden ser un artículo táctico útil para operaciones de seguridad que requieran arrodillarse o participar en acciones cuerpo a cuerpo.

Radio/micrófono y auriculares

Aunque muchas organizaciones siguen utilizando radios bidireccionales tradicionales, algunas están cambiando a combinaciones de radio/micrófono, que incluyen una radio y un micrófono de manos libres que puede llevarse en el hombro de un chaleco táctico.

Las combinaciones radio/micrófono están diseñadas para integrarse con las cámaras corporales y suelen ser compatibles con plataformas de comunicación populares, como First Warning. Los auriculares son otra pieza del equipo táctico que puede integrarse en un chaleco o llevarse solo.

En la actualidad, existen varias opciones en el mercado, incluidos los modelos diseñados con cancelación de ruido, resistentes al agua o fabricados con Kevlar y Nomex. Los auriculares de grado militar, como los tapones para comunicaciones tácticas Peltor, están diseñados para proteger contra los ruidos fuertes, incluidos los disparos y las explosiones.

Casco

Un casco es otra pieza importante del equipo táctico y puede ser utilizado por los agentes de seguridad para protegerse de los impactos durante las operaciones tácticas y mientras responden a las emergencias.

Los cascos pueden ser modelos integrales o gorras de béisbol estándar, como la gorra policial táctica, que ha sido diseñada para cumplir con las normas del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional.

Los cascos integrales están disponibles en diferentes estilos y materiales, como el Kevlar y el Nomex. Están diseñados para proteger contra los impactos y pueden llevarse sobre una gorra táctica o solos.

A la hora de seleccionar el equipo táctico para su equipo, considere primero las amenazas a las que puede enfrentarse su organización y los entornos en los que operan sus empleados. A partir de ahí, podrá decidir qué piezas de equipo táctico se ajustan mejor a las necesidades de su equipo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

LO MÁS LEÍDO

15585

¿Quieres recibir nuestro BOLETIN semanal con la mejor información del mundo de la Seguridad?

15856