jueves, febrero 9, 2023
InicioNoticiasDronesDrones guardaespaldas: Murciélago fantasma, el dron que se conecta a los cazas...

Drones guardaespaldas: Murciélago fantasma, el dron que se conecta a los cazas para protegerles y espiar

El MQ-28 Ghost Bat acaba de sobrevolar Australia y prometió proteger y apoyar a los aviones de combate y vigilancia. Los drones guardaespaldas son una de las mayores apuestas para la fuerza aérea de la nación militar más avanzada.

El tremendo desarrollo de los drones en los últimos años, con grandes dosis de autonomía e inteligencia artificial, los convierte en el sustituto perfecto de las aeronaves tripuladas en algunas misiones.

De esta manera, la vida humana y los recursos materiales muy costosos como los aviones de combate o algunos aviones espía avanzados no están en riesgo. Como siguiente paso, militares como el de Estados Unidos o Australia ya están trabajando en utilizar estas plataformas no tripuladas como fieles escuderos, mientras que otros como el Ejército del Aire español se limitan a drones Predator sin capacidad de ataque ni defensa.

¿Qué son los drones autónomos y cuál es su clasificación?

El protagonista de uno de los proyectos es el MQ-28 Ghost Bat, desarrollado conjuntamente por la empresa estadounidense Boeing y la Royal Australian Air Force (RAAF, siglas en inglés). El vuelo inaugural de este avión en particular se produjo hace un mes después de un período de validación para operaciones terrestres y de rodaje.

El dron despega de la pista por sus propios medios y tiene un plan de vuelo precargado para diferentes altitudes y velocidades.

Estos drones de guardaespaldas serán clave para la aviación militar moderna, en gran parte gracias a sus estrechos vínculos con otros drones y los aviones de combate que protegen. Todos estos están inyectados con mucha inteligencia artificial y un enfoque modular para realizar diversas tareas.

Murciélago fantasma

El MQ-28 Ghost Bat (Ghost Bat, que se traduce directamente al español) es el resultado de un programa anteriormente conocido como Boeing Airpower Formation System, un desarrollo del fabricante aeroespacial estadounidense para «brindar una ventaja destructiva a las misiones tripuladas y aeronaves no tripuladas». de las fuerzas aliadas», dijo Kristen Robertson, vicepresidenta y gerente general de la División de Sistemas Autónomos de Boeing, en un comunicado de 2019.

«Con su capacidad para reconfigurarse rápidamente y realizar diferentes tipos de misiones junto a otras aeronaves, nuestra última incorporación a la cartera de Boeing será realmente un multiplicador de fuerza, ya que protege y proyecta el poder aéreo», indicó.

Como resultado de la participación de Australia en el programa, el MQ-28 fue diseñado teniendo en cuenta las aeronaves que actualmente operan en la Real Fuerza Aérea Australiana, apoyando aviones de combate y otras plataformas de inteligencia y guerra electrónica. Por ejemplo, EE. UU. está utilizando actualmente aviones de combate F-35 o aviones de guerra electrónica EA-18G Growler para revelar las posiciones rusas.

Boeing se centra en ofrecer un rendimiento «de caza» en un avión que mide 11,7 metros de largo y, gracias al uso de un solo motor, puede permanecer en el aire más de 2.000 millas náuticas (3.700 kilómetros). También anunciaron que están ocupados desarrollando un segundo prototipo, que podría volar a finales de año, y tienen la intención de construir un tercero, con una fecha de entrada desconocida.

El MQ-28 también está diseñado para el sigilo, lo que dificulta que los radares enemigos lo detecten, e incorpora una amplia gama de sensores intercambiables. Según Boeing, está preparado para integrar «un paquete de sensores a bordo para apoyar misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento, y guerra electrónica». Además de utilizar la inteligencia artificial para volar de forma independiente o apoyar aeronaves tripuladas manteniendo una distancia segura de otras aeronaves cercanas.

Valkyrie y gasolinera aérea

Estos drones de guardaespaldas son una de las mayores apuestas para la fuerza aérea de la nación militar más avanzada. EE. UU., por ejemplo, ha estado promoviendo proyectos para conectar drones con otras aeronaves durante años, y sus laboratorios tienen oportunidades divinas como Valkyrie o Stingray.

El XQ-58 Valkyrie fue fabricado por Kratos de California con el objetivo de desarrollar un dron de guardaespaldas capaz de operar en conjunto con los aviones de combate F-22 y F-35. Algo así como una escolta protegería a los pilotos, quienes podrían maniobrar los drones a su alrededor para darles las tareas específicas que podrían realizar gracias a su propia inteligencia e inteligencia artificial. Además, en el caso extremo de ataque, se interpondrán entre el misil y el caza a modo de escudo.

Otro proyecto es el MQ-25 Stingray, una estación de servicio no tripulada que ha realizado pruebas de reabastecimiento de combustible en el aire para aviones de combate F-18. Se espera que entre en servicio en 2024 y pueda volar de forma continua durante 6 horas a una altitud de 9.000 metros.

¿Qué opina sobre los drones de espionaje?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

LO MÁS LEÍDO

15585

¿Quieres recibir nuestro BOLETIN semanal con la mejor información del mundo de la Seguridad?

15856