jueves, febrero 9, 2023
InicioDestacadosEl Internet de las Cosas: Cómo está cambiando el panorama de la...

El Internet de las Cosas: Cómo está cambiando el panorama de la seguridad

Hoy en día, vivimos en un mundo en el que todo está conectado y en línea. Basta con echar un vistazo a nuestro alrededor para darnos cuenta de cómo las cosas se están convirtiendo en dispositivos con acceso a Internet o IoT. Estos dispositivos están conectados a Internet y pueden realizar tareas específicas que nos facilitan la vida.

El Internet de las cosas (IoT) se refiere a la red de dispositivos inteligentes que pueden comunicarse entre sí e intercambiar datos a través de una red privada o pública.

Las empresas están adoptando soluciones de IoT para mejorar la eficiencia operativa, reducir costes y satisfacer las nuevas demandas de los clientes.

En esta entrada del blog, exploraremos la creciente tendencia de los dispositivos IoT, los diferentes tipos de dispositivos IoT, los retos de seguridad de los dispositivos IoT y los diferentes marcos para asegurar los dispositivos IoT.

Edificio inteligente: Una revolución arquitectónica para la era digital

¿Qué es el Internet de los objetos?

El Internet de los objetos (IoT) es una red de dispositivos conectados a Internet. Estos dispositivos pueden incluir wearables, electrodomésticos inteligentes o incluso vehículos inteligentes. Los dispositivos IoT pueden utilizarse para recoger y almacenar datos, que luego pueden analizarse y utilizarse para tomar mejores decisiones.

Algunos ejemplos populares de dispositivos IoT son los dispositivos domésticos inteligentes, los asistentes virtuales, los wearables, los coches conectados, los dispositivos sanitarios inteligentes y las máquinas industriales. Los dispositivos IoT pueden controlarse a distancia y suelen utilizarse para automatizar y agilizar tareas.

Hay tres formas de clasificar los dispositivos IoT: por el tipo de dispositivo, por el tipo de aplicación y por el tipo de conexión. Los dispositivos pueden dividirse en seis categorías: sensores, actuadores, concentradores, pasarelas, consolas y cámaras.

Las aplicaciones se dividen en tres categorías: recogida de datos, procesamiento y control. Los tipos de conexión se dividen en dos tipos de redes: redes de área local (LAN) y redes de área amplia (WAN).

Dispositivos IoT

El Internet de las cosas (IoT) es una red de dispositivos conectados a Internet. Estos dispositivos pueden incluir wearables, electrodomésticos inteligentes o incluso vehículos inteligentes. Los dispositivos IoT pueden utilizarse para recoger y almacenar datos, que luego pueden analizarse y utilizarse para tomar mejores decisiones.

Los dispositivos IoT pueden dividirse en seis tipos de dispositivos: sensores, actuadores, concentradores, pasarelas, consolas y cámaras.

  • Sensores: Los sensores recogen información del entorno y la introducen en un ordenador para tomar decisiones informadas. Algunos sensores son capaces de detectar la temperatura, el sonido y la luz.
  • Actuadores: Los actuadores se utilizan para controlar o dirigir algo, como una válvula o un volante.
  • Concentradores: Un concentrador conecta los sensores entre sí y con una red.
  • Pasarelas: Una pasarela es un dispositivo inteligente que conecta dos redes.
  • Consolas: Las consolas se utilizan para controlar los sensores y los actuadores.
  • Cámaras: Las cámaras pueden utilizarse para identificar objetos o personas.

Tipos de dispositivos IoT

– Dispositivos IoT industriales: Los dispositivos IoT industriales se utilizan en la industria manufacturera.

Estos dispositivos pueden utilizarse para supervisar el estado de las máquinas para detectar fallos, predecir las necesidades de mantenimiento, optimizar las operaciones y prevenir accidentes.

– Dispositivos IoT para la construcción: Los dispositivos IoT para la construcción se utilizan para mejorar la seguridad, hacer un seguimiento de los activos y gestionar las operaciones.

Algunos ejemplos son los dispositivos que se utilizan para la supervisión remota, el envío y la adquisición de datos.

– Dispositivos IoT para edificios inteligentes: Los dispositivos para edificios inteligentes se utilizan en los edificios para gestionar los sistemas de energía, agua y seguridad.

Estos dispositivos pueden utilizarse para optimizar el uso de la energía y detectar fallos mediante la supervisión de las temperaturas, la tensión y los caudales.

– Dispositivos IoT para el transporte: Los dispositivos IoT para el transporte se utilizan en el sector del transporte para controlar los vehículos, los pasajeros y la carga.

Estos dispositivos pueden ayudar a informar a los conductores sobre el tráfico, mejorar la seguridad y hacer un seguimiento de la carga.

– Dispositivos IoT para el comercio minorista: Los dispositivos IoT para el comercio minorista se utilizan para mejorar la experiencia del cliente, la gestión del inventario y las operaciones.

Los dispositivos IoT para minoristas pueden utilizarse para controlar la temperatura de los productos, prever la demanda y analizar los hábitos de compra de los clientes.

– Dispositivos IoT para el sector sanitario: Los dispositivos IoT para el sector sanitario se utilizan para controlar a los pacientes, hacer un seguimiento de los suministros médicos, gestionar los registros y optimizar los gastos operativos.

– Dispositivos IoT para el hogar: Los dispositivos IoT para el hogar se utilizan en la automatización, la seguridad y la gestión de la energía.

Los dispositivos IoT domésticos pueden utilizarse para controlar las luces, acceder a los sistemas de seguridad y detectar el uso de la energía.

Retos de seguridad en los dispositivos IoT

La rápida adopción de los dispositivos IoT ha provocado un aumento significativo del uso de tecnologías inalámbricas y una mayor superficie de ataque. Esto ha creado desafíos para asegurar estos dispositivos contra los ciberataques.

Los dispositivos IoT suelen utilizar sistemas operativos ligeros, tienen recursos limitados y son más susceptibles a los ataques.

Los dispositivos IoT son vulnerables a una amplia gama de ciberamenazas, como problemas de autenticación, ataques de denegación de servicio, ataques al firmware, problemas de software/parches y violaciones de datos.

– Problemas de autenticación: Los problemas de autenticación pueden surgir durante la instalación y configuración del dispositivo.

Los usuarios pueden crear contraseñas débiles o seleccionar contraseñas por defecto. Estos dispositivos pueden quedar sin seguridad, permitiendo que cualquiera pueda acceder a ellos.

– Ataques de denegación de servicio: Los ataques de denegación de servicio tienen como objetivo saturar un sistema e impedir que los usuarios legítimos se conecten a él.

Estos dispositivos pueden usarse para hacer caer servicios esenciales, como los sistemas de respuesta a emergencias o las redes financieras.

– Ataques al firmware: Los ataques al firmware se realizan sobre el firmware de los dispositivos IoT.

Estos dispositivos son vulnerables a una amplia gama de ataques porque se ejecutan con privilegios de root.

– Problemas de software/parches: Los problemas de software/parches surgen cuando los consumidores no instalan las actualizaciones de software.

Los dispositivos IoT están diseñados para durar cinco años o más, superando con creces la vida útil típica de los dispositivos de consumo.

– Violación de datos: Las violaciones de datos pueden ocurrir cuando la gente no asegura adecuadamente sus dispositivos IoT o sus dispositivos son hackeados.

Marcos para asegurar los dispositivos IoT

Las organizaciones tienen que asegurarse de que los dispositivos IoT son seguros. Tienen que asegurar los dispositivos IoT durante todo su ciclo de vida. Hay diferentes maneras de conseguirlo: adoptando una arquitectura que admita integraciones plug-and-play, utilizando una arquitectura escalable capaz de gestionar miles de millones de dispositivos y utilizando un marco que ofrezca funciones de seguridad integradas.

Una arquitectura escalable está diseñada para gestionar miles de millones de dispositivos y debe admitir integraciones «plug-and-play» que permitan añadir nuevos dispositivos sin interrumpir el flujo de trabajo existente.

Una arquitectura escalable debe ser capaz de soportar el Internet de las Cosas a escala global. Debe ser capaz de manejar el aumento de los volúmenes de datos y tener la capacidad de añadir nuevos sensores o dispositivos en cualquier momento.

Al adoptar una arquitectura que admita integraciones plug-and-play, las organizaciones pueden conectar fácilmente nuevos dispositivos a su red. Se pueden añadir fácilmente nuevos dispositivos a la red y actualizar los existentes sin interrumpir el flujo de trabajo existente.

Al utilizar un marco de trabajo que proporciona funciones de seguridad integradas, las organizaciones pueden reducir el riesgo de ciberataques. Este enfoque puede mejorar el rendimiento general y la escalabilidad de la arquitectura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

LO MÁS LEÍDO

15585

¿Quieres recibir nuestro BOLETIN semanal con la mejor información del mundo de la Seguridad?

15856