domingo, febrero 5, 2023
InicioGuíasUna guía completa para entender y aplicar las normas ASHRAE

Una guía completa para entender y aplicar las normas ASHRAE

Las normas ASHRAE son un conjunto de directrices y protocolos para garantizar que los edificios sean cómodos, seguros y eficientes energéticamente.

Han sido creadas por la Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado, y se han utilizado en el sector de la construcción durante más de un siglo. Por ello, entender y aplicar las normas ASHRAE es esencial para cualquier persona del sector de la construcción.

Esta guía proporciona una visión general de las normas ASHRAE, incluyendo su historia, propósito y aplicación. También ofrece sugerencias y consejos para entender y aplicar las normas en sus proyectos, ayudando a garantizar la seguridad, el confort y la eficiencia de sus edificios.

Cómo las normas ISO pueden transformar su negocio

Con esta guía, podrá convertirse en un experto en las normas ASHRAE y sacar el máximo provecho de ellas para sus proyectos.

Introducción a las normas ASHRAE

ASHRAE son las siglas de la Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado. La organización pública las normas ASHRAE, un conjunto de directrices y protocolos que ayudan a garantizar que los edificios sean cómodos, seguros y energéticamente eficientes.

Las normas ASHRAE son importantes para cualquier persona del sector de la construcción, desde arquitectos e ingenieros hasta propietarios de edificios. Las normas ASHRAE abarcan la calefacción, la ventilación y la refrigeración, la calidad del aire interior, la refrigeración, la gestión de la energía, la fiabilidad de los equipos, la hidráulica y la sostenibilidad. Se utilizan en edificios residenciales y comerciales.

Las normas ASHRAE se actualizan cada tres años. Hay tres tipos de normas: Hay un total de 22 normas, que cubren desde cómo diseñar un edificio energéticamente eficiente hasta cómo operar y mantener un sistema central de HVAC.

Historia de las normas ASHRAE

Las normas ASHRAE se utilizan en el sector de la construcción desde hace más de 100 años. La organización fue fundada en 1894 por un grupo de ingenieros, científicos y otros expertos en las industrias de calefacción y refrigeración. Su misión era promover la excelencia de la ingeniería y la seguridad en las industrias de la construcción comercial y residencial.

La primera norma de ASHRAE, «American Standard for Ventilation by Natural or Mechanical Means», se publicó en 1904. Esta norma fue la primera en definir la calidad aceptable del aire en los edificios. En la década de 1940, la organización publicó su primer conjunto de normas de eficiencia energética.

En 2005, la ASHRAE publicó la primera versión de su «Norma 90.1», que describe los requisitos para los edificios energéticamente eficientes. Desde entonces, la norma se actualiza cada tres años.

Propósito de las normas ASHRAE

Las normas ASHRAE se utilizan para crear edificios cómodos, seguros y energéticamente eficientes. Son aplicables a todas las etapas del proceso de construcción, desde el diseño hasta el funcionamiento y el mantenimiento de los edificios comerciales y residenciales.

Ayudan a los arquitectos a diseñar edificios seguros y confortables, reduciendo al mismo tiempo los costes energéticos. También ayudan a los ingenieros y contratistas a diseñar e instalar sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado que sean seguros y eficientes energéticamente.

Por último, ayudan a los propietarios de edificios a operar y mantener sus edificios para que sean seguros y eficientes energéticamente. Las normas abarcan muchos aspectos del proceso de construcción, como la ventilación, la calidad del aire interior, la eficiencia energética, el diseño y el funcionamiento de los sistemas de climatización y los equipos de refrigeración.

Componentes de las normas ASHRAE

Las normas ASHRAE constan de 12 partes, 22 capítulos y más de 1.000 páginas. Abarcan desde el diseño del sistema de ventilación del edificio hasta el cálculo de la carga de BTU (unidades térmicas británicas) de un sistema central de HVAC.

Estos son algunos de los componentes de las normas:

Primera parte: Disposiciones generales – Esta parte cubre las disposiciones generales de las normas, incluyendo el alcance de las normas y la organización que las publicó.

Segunda parte: Cargas de calefacción y refrigeración – Esta parte cubre el diseño de los sistemas de calefacción y refrigeración, incluyendo fórmulas y métodos para calcular las cargas de calefacción y refrigeración.

Tercera parte: Ventilación – Esta parte cubre el diseño y el funcionamiento del sistema de ventilación del edificio, incluyendo la calidad del aire interior.

Cuarta parte: Criterios de confort térmico – Esta parte cubre el confort térmico y la calidad del aire interior, incluyendo las temperaturas interiores aceptables y los niveles de humedad relativa para diversas actividades en el edificio.

Quinta parte: Sistemas y equipos de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) – Esta parte cubre el diseño y el funcionamiento de los sistemas HVAC, incluyendo la selección de equipos de calefacción y refrigeración.

Sexta parte: Refrigeración – Esta parte cubre el diseño y el funcionamiento de los sistemas de refrigeración, incluyendo la selección de los equipos de refrigeración.

Séptima parte: Criterios de diseño – Esta parte cubre los criterios de diseño, incluyendo el diseño de edificios energéticamente eficientes y la selección de equipos energéticamente eficientes.

Octava parte: Herramientas de simulación – Esta parte cubre las herramientas de simulación utilizadas para calcular las cargas de calefacción y refrigeración y realizar otras funciones relacionadas con el diseño del edificio.

Novena parte: Control de la calidad del aire interior – Esta parte cubre el control de la calidad del aire interior, incluyendo el funcionamiento del sistema de ventilación del edificio en relación con la calidad del aire interior.

Décima parte: Servicio hidrónico del edificio – Esta parte cubre el servicio hidrónico del edificio, incluyendo el diseño y el funcionamiento de los sistemas y equipos hidrónicos.

Décima primera primera: Otras aplicaciones – Esta parte cubre otras aplicaciones, como el diseño de sistemas de refrigeración y la selección de equipos.

Beneficios de las normas ASHRAE

Las normas ASHRAE tienen muchos beneficios para el sector de la construcción, como el aumento de la seguridad, el confort y la eficiencia energética. También reducen los costes para los propietarios de edificios y los contratistas. A continuación se indican algunas de las principales ventajas de las normas:

Mayor seguridad: Las normas ayudan a prevenir accidentes y lesiones relacionadas con el diseño y el funcionamiento de los sistemas y equipos de calefacción, ventilación y aire acondicionado.

Mayor confort: Las normas ayudan a crear un entorno interior confortable para los residentes y los trabajadores del edificio.

Mayor eficiencia energética: Las normas ayudan a reducir el consumo de energía en el edificio, lo que contribuye a reducir las facturas de los servicios públicos.

Reducción de los costes de equipamiento y funcionamiento: Las normas ayudan a reducir los costes asociados al diseño y funcionamiento de los sistemas y equipos de calefacción, ventilación y aire acondicionado.

Mejor calidad del aire interior: Las normas ayudan a crear un entorno interior seguro y saludable mediante una ventilación y una calidad del aire interior adecuadas.

Mejora de la sostenibilidad: Las normas ayudan a reducir el impacto de los edificios en el entorno.

Cómo aplicar las normas ASHRAE

Hay varios pasos para aplicar las normas ASHRAE. El primer paso es entender la norma. Una vez que comprenda la norma, podrá aplicarla a su proyecto. Estos son los pasos para aplicar las normas:

Entender el propósito de la norma: Antes de aplicar la norma, debe entender su propósito. ¿Por qué existe la norma? ¿Qué pretende conseguir? ¿Cuál es su objetivo? Una vez que comprenda la finalidad de la norma, podrá aplicarla a su proyecto.

Encontrar la norma adecuada: Una vez que entienda el propósito de la norma, podrá encontrar la norma adecuada. Las normas están organizadas según su objetivo, por lo que debería ser fácil.

Comprender los requisitos de la norma: Una vez que haya encontrado la norma adecuada, puede leer sus requisitos. Los requisitos de la norma le guiarán en el proceso de aplicación a su proyecto.

Siga los requisitos de la norma: Puede seguir los requisitos de la norma para aplicarla a su proyecto.

Consejos para entender y aplicar las normas ASHRAE

Hay muchos consejos para entender y aplicar las normas ASHRAE. A continuación se indican algunos de los más importantes:

Manténgase al día con las normas: Manténgase al día con las normas y sus actualizaciones suscribiéndose a los boletines de la organización.

Utilice las normas junto con los códigos locales: Es importante entender que las normas ASHRAE no son leyes, sino directrices. Deben utilizarse junto con los códigos locales.

Comprender las limitaciones de las normas: Aunque las normas ASHRAE son útiles, no son una panacea. Es importante comprender las limitaciones de las normas y utilizarlas adecuadamente.

Tenga en cuenta el coste al aplicar las normas: Aunque el objetivo de las normas es crear un edificio seguro, confortable y energéticamente eficiente, pueden tener un coste. Tenga en cuenta el coste de la aplicación de las normas a la hora de elegir las que va a aplicar a su proyecto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

LO MÁS LEÍDO

15585

¿Quieres recibir nuestro BOLETIN semanal con la mejor información del mundo de la Seguridad?

15856