jueves, abril 25, 2024
InicioNoticiasControl de AccesosAbordar los desafíos del control de acceso biométrico en la seguridad moderna

Abordar los desafíos del control de acceso biométrico en la seguridad moderna

En el dinámico panorama de la seguridad física, los controles de acceso biométricos han surgido como luces guía para la innovación y la confiabilidad. La tarjeta de escaneo simple o el código de acceso básico se ha vuelto obsoleto.

La creciente ola de amenazas tecnológicas, junto con la búsqueda de una mayor seguridad, ha elevado la biometría a una posición prominente. Desde el análisis de los intrincados patrones de un ojo en instalaciones de investigación de alta gama hasta el rastreo de las delicadas protuberancias de una huella digital en empresas multinacionales, la capacidad de la biometría sigue siendo incuestionable.

Sin embargo, como todas las tecnologías pioneras, no está exenta de obstáculos. Ya sea lidiando con los matices de las tasas de error o navegando por cambios de paradigma debido a eventos globales, los profesionales experimentados enfrentan desafíos en constante evolución. Este artículo explora los dilemas que enfrentan los líderes de la industria y las ingeniosas medidas que emplean para superarlos.

Tipos de automatización de puertas y sus usos: Descubra las ventajas de la automatización de puertas

La doble dificultad: falsos positivos y negativos

A pesar de su precisión de vanguardia, la biometría todavía está sujeta a dos problemas interconectados: falsos positivos y falsos negativos. Estas frases, a menudo utilizadas en asuntos de seguridad, describen las dos caras de una moneda que pueden tener un impacto significativo en la efectividad de un sistema biométrico.

El dilema del falso positivo

Los falsos positivos ocurren cuando un sistema biométrico permite el acceso a una persona no autorizada por error, confundiéndolos con alguien que debería tener acceso legítimo. Este tipo de imprecisión puede ser muy desastrosa, especialmente en áreas de alta seguridad.

Jeff Nielsen, CTO de Brivo, enfatiza la importancia de este tema al resaltar las repercusiones potencialmente graves de otorgar mal el acceso, especialmente en contextos sensibles. Pero no es solo en situaciones de alto riesgo; Incluso en regiones con bajos riesgos de seguridad, errores similares pueden erosionar la confianza en todo el sistema.

«Los falsos positivos ciertamente plantean un enorme problema potencial en los sistemas biométricos. Dependiendo de la seguridad de la instalación, las consecuencias de permitir el acceso incorrectamente pueden ser graves», dijo Nielsen. «En otros contextos (por ejemplo, áreas de alto tráfico con riesgos mínimos de seguridad), la conveniencia puede ser el factor más importante para proporcionar control de acceso. Las empresas deben comprender las características de rendimiento de los algoritmos que están utilizando y cuál es la tasa de error potencial para falsos negativos o falsos positivos«.

Las empresas también deben comprender la criticidad de los errores y ajustar estos algoritmos en consecuencia. En una instalación altamente segura, los algoritmos deben configurarse para errar con una tendencia a cero falsos positivos, incluso si eso significa más falsos negativos.

Lidiar con falsos positivos y negativos

Los falsos negativos, por otro lado, ocurren cuando el sistema bloquea por error el acceso a un usuario válido al reconocerlo como no autorizado. Esto puede interrumpir las operaciones y dañar la confianza del usuario. Si bien un falso negativo es menos peligroso en un contexto de alta seguridad (más vale prevenir que curar), puede ser extremadamente inconveniente en situaciones más comunes.

Seongbin Choi, Jefe del Centro de Investigación y Desarrollo de Supreme, recomienda una estrategia de protección en capas: el desafío de los falsos positivos y negativos se puede resolver mediante la autenticación multifactor (MFA).

«La información biométrica es extremadamente única para cada individuo, especialmente cuando se combinan dos o más tipos de credenciales», dijo Choi. «Suprema ofrece la gama más amplia de credenciales MFA en toda la industria, compatible con huellas dactilares, reconocimiento facial, tarjeta RFID, PIN, acceso móvil y credenciales de código QR y código de barras. Las ubicaciones de alta seguridad, como los centros de datos, pueden requerir una combinación de dos o más tipos diferentes de credenciales, o pueden configurar múltiples niveles de acceso para garantizar que solo el personal autorizado pueda ingresar».

Si bien la biometría proporciona nuevos niveles de seguridad, los problemas de falsos positivos y negativos sirven como un recordatorio de que ningún sistema es perfecto. Sin embargo, con las continuas mejoras técnicas y la adopción de MFA, estos problemas ya no son insuperables, sino más bien catalizadores que impulsan a la industria hacia la perfección.

COVID-19 y biometría

Ahora vemos e interactuamos con el mundo de manera diferente a como lo hacíamos antes de la pandemia de COVID-19, y la biometría no es una excepción. Esta crisis sanitaria internacional ha presentado obstáculos imprevistos, que requieren una reevaluación y modificación de los procedimientos biométricos actuales.

El panorama biométrico antes de la pandemia

Los sistemas de control de acceso anteriormente dependían en gran medida de tecnologías táctiles, como la lectura de huellas dactilares y los lectores de tarjetas RFID, antes de la tormenta de la pandemia. JJ Kim, director de ventas para el extranjero en KJ Tech, señala que el empleo de lectores de contacto para el control de acceso y el sellado de tiempo se encontró con una resistencia mínima. Debido a que el contacto físico no se había asociado con ningún efecto negativo para la salud en ese momento, las personas tenían mucha confianza en estos sistemas.

«De hecho, hay dos tipos de situaciones. Uno es antes de la pandemia de COVID-19 y el otro es durante la fase endémica», dijo Kim. «Antes de la pandemia, los clientes usaban lectores de huellas dactilares y tarjetas RFID, lo que indica que no les preocupaba usar lectores de contacto para los controles de acceso y asistencia. Después de que comenzó la pandemia, los clientes cambiaron a usar solo biometría sin contacto. Esto ha cambiado el panorama del mercado. Ahora, a medida que la situación se recupera lentamente de la pandemia, algunos clientes siguen preocupados y prefieren no usar lectores de contacto».

Las prioridades cambian durante la pandemia

La epidemia ha hecho que las personas sean más cautelosas de lo habitual. Una vez considerados un bastión de la seguridad de alta tecnología, los sistemas biométricos basados en contacto ahora son vulnerables a los centros de propagación viral.

Las preferencias de los clientes se han desplazado claramente hacia la biometría sin contacto. La nueva norma concede mayor importancia a la separación física, marcando el comienzo de un período de mayor dependencia de las técnicas de identificación biométrica, como el reconocimiento facial.

La transición a la biometría post-pandemia

Aunque lo peor de la pandemia ha pasado, todavía tiene efectos duraderos. Persiste la renuencia de los usuarios a utilizar sistemas basados en contactos. Como resultado, las empresas han comenzado a desarrollar nuevos enfoques, como las opciones híbridas. Kim recomienda una estrategia de combinar características sin contacto, como el reconocimiento facial, con enfoques más convencionales.

La incorporación de la IA en estos sistemas biométricos posteriores a la pandemia no solo los hace más seguros desde el punto de vista de la salud, sino que también los hace más avanzados y confiables desde el punto de vista de la seguridad.

Conclusión

En el mundo siempre cambiante de la seguridad física, los controles de entrada biométricos se han convertido en un modelo de creatividad y fiabilidad. Aunque son los más efectivos, presentan problemas, como altas tasas de error y efectos en el desastre de salud global. En particular, el tira y afloja entre falsos positivos y falsos negativos muestra cuánto mejor tecnología se necesita.

La identificación multifactorial es una respuesta que parece prometedora. El brote de COVID-19 ha cambiado aún más la biometría, cambiando el enfoque hacia las soluciones inalámbricas y dejando claro que necesitamos sistemas flexibles y mixtos. A medida que lidiamos con estos problemas, una cosa queda clara: si bien ningún sistema es perfecto, la búsqueda de la perfección mantiene a la industria avanzando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

LO MÁS LEÍDO